La diferencia de un equipo está en su propósito y conexión

por Cecilia Salazar, Consultor y Coach en HDS

Trabajar en equipo puede ser una manera exitosa para lograr resultados o un desgaste, todo depende de la manera en que lo veas, lo vivas y las experiencias que hayas tenido.

Es un hecho que la mayoría de nosotros hemos estado en actividades que involucran trabajar en equipo, ya sea como miembro del equipo o como líder formal o informal. Probablemente para algun@s la experiencia haya sido positiva; de compromiso, aprendizaje y resultados, por otro lado, es probable qué para otros, la experiencia no haya sido del todo positiva, quizá se logró el resultado con un alto costo y desgaste o es posible que el resultado u objetivo no se haya logrado.

Ya sea que tu experiencia haya sido positiva o negativa lo más deseable es que hayas aprendido e identificado en dónde tu equipo fue exitoso y en dónde no lo fue del todo.

El éxito de un equipo depende de una serie de factores, sin embargo, el propósito es indispensable para comenzar, teniendo esto claro, el equipo necesita conexión, ese lazo que se genera a partir de la empatía sincera y de la confianza entre sus integrantes para alcanzar el objetivo.

A continuación encontrarás una serie de sugerencias que te ayudarán a establecer el propósito y la conexión para tu equipo.

Lo primero por hacer es definir el propósito
El propósito es la razón por la cual el equipo existe. Cuando el propósito es elaborado en conjunto por sus integrantes, el compromiso cobra una fuerza e ímpetu diferente. Las personas lo comparten, se identifican con el y son capaces de dejar de lado sus intereses personales por el bien común del equipo.

Establece momentos para conocer y convivir
Conocer con quien compartes en el equipo es una gran oportunidad para desarrollar la confianza y la armonía. Fortalecer los lazos genera un mayor nivel de empatía y conexión con los integrantes, lo cual favorece la apertura para pedir ayuda, para apoyar, para reconocer cuando alguien hace algo bien y para sugerir cuando alguien necesita hacer algo diferente. Identifica qué disfruta la mayoría en el equipo y busca maneras periódicas de convivir en ambientes menos formales.

Escucha con respeto y curiosidad
El arte de escuchar se vuelve imprescindible en nuestras interacciones, tanto personales como profesionales. Estamos acostumbrados a ir demasiado rápido en lo que hacemos, a impacientarnos y a no tener curiosidad por lo que el otro está diciendo. En ocasiones podemos hacer juicios adelantados y descartar de entrada la opinión del otro sin hacer el menor intento por comprender lo que nos quiere decir.

Se puede aprender de los demás escuchando con curiosidad, ¿qué ves tú que yo no estoy viendo? ¿cómo enriquezco mi perspectiva con la tuya? ¿cómo puedo integrar mi idea con la tuya? ¿qué necesidad del negocio estás cubriendo tu que yo no he considerado? ¿podría resumir lo que tú me acabas de decir para saber si comprendí lo que quisiste decirme?

En la medida en que los integrantes del equipo sientan que sus ideas y opiniones son escuchadas se generará confianza y las personas buscarán participar e involucrarse más porque sabrán que sus ideas serán tomadas en cuenta y consideradas.

Identifica el beneficio de estar juntos
Reconoce fortalezas y áreas de oportunidad de cada uno de los miembros. En qué es bueno cada integrante, cómo puedes generar una balanza de apoyos y cómo puedes aprovechar las fortalezas para compensar las áreas de oportunidad tuyas y de los demás. En la medida en que el equipo busque crear equilibrios y sumar fortalezas dejando de lado los egos y el individualismo el equipo será capaz de lograr resultados inimaginables.

El Myers-Briggs Type Indicator® (MBTI®) puede ser una extraordinaria herramienta que le ayude a tu equipo a identificar esas fortalezas, para qué a partir de ahí, empiecen a establecer acuerdos y maneras empáticas y exitosas de trabajar conociendo de manera más profunda a sus integrantes.

Sé generoso y humilde
El propósito del equipo debe ser mayor que el ego de sus integrantes. Con frecuencia veo líderes y personas que buscan brillar y llevarse el crédito de manera individual, anteponen sus intereses al bien común del equipo. Cuando existe generosidad y humildad se genera un ambiente de apertura y apoyo mutuo, las personas se muestran abiertas a reconocer que no saben todo, que lo que hacen puede ser enriquecido por los demás, se atreven a preguntar y a pedir ayuda y se genera un lazo de colaboración, no de competencia. La generosidad implica escuchar, reconocer cuando alguien hace algo bien, cuando alguien puede hacer algo mejor que tú y, del mismo modo, aceptar cuando te equivocas.

La generosidad se empieza contigo mismo, cuando te conoces y te valoras. Cuando reconoces lo que eres capaz de hacer, no necesitas impresionar, menospreciar o brillar por encima de los demás.

Por último, recuerda que la diferencia de puntos de vista y perspectivas es lo que enriquece al equipo. Muéstrate dispuesto a descubrir cómo esas diferencias pueden hacer que tu equipo se vuelva extraordinario.

Contáctanos para más información http://bit.ly/HDS_RRHH

Human Development Solutions es único certificador y distribuidor autorizado por The Myers-Briggs Company en Español para Latinoamérica.

Estamos buscando Learning Partners para ofrecer nuestras certificaciones en tres nuevos países: Colombia, CostaRica y Panamá.

Si te encuentras en otro país de Latinoamérica ¡También queremos saber de ti! 

Más información: contact@humandevelopmentsolutions.com (52.55) 56.68.02.69.

 

 

Mejora tu comunicación con el Myers-Briggs®

por Margarita García, Consultora en Human Development Solutions

El aspecto de comunicación es un indicador fundamental para advertir la funcionalidad en cualquier ámbito de la vida: familiar, escolar, de pareja, laboral y por supuesto organizacional.

Lograr una comunicación abierta, clara, precisa, específica, pero también amable y asertiva, nos garantiza productividad en cualquiera de los ámbitos arriba señalados. Transmitir lo que realmente queremos comunicar, recibir y percibir la información que nos hacen llegar con la intención original son competencias que no se logran fácilmente.

Se requiere dedicar tiempo y disposición para desarrollar estas habilidades comunicativas, saber escuchar, no sólo oír a los demás, observar, ser empáticos, manejar nuestras emociones ante información recibida y transmitir lo que es necesario de manera asertiva, implica enfocar nuestra atención, retomar nuestras experiencias y dar lectura a las implicaciones que conlleva la comunicación.

Obtener una comunicación asertiva implica inicialmente un compromiso tácito, con uno mismo y con los demás pero con un resultado positivo y altamente gratificante por los logros que conlleva.
Dentro de las organizaciones, el trabajo de comunicación ha sido de gran importancia puesto que considera las interacciones que implica el trabajo con otras personas, otras áreas, etc.

Los enfoques que se le han dado al trabajo de comunicación dentro de las organizaciones han sido variados, a veces con buenos resultados y otras no tanto.

En HDS estamos interesados en favorecer los procesos de comunicación dentro de las empresas, por lo que ofrecemos talleres, intervenciones e instrumentos altamente eficientes como Myers-Briggs Type Indicator® (STEP I™) y (STEP II™), que ayudan a preparar y desarrollar las habilidades de comunicación para posibilitar la eficacia, desarrollo, crecimiento y productividad dentro de los equipos de trabajo; permitiendo a la vez el involucrarse verdaderamente con la misión y visión de su organización.

Reafirmando la riqueza que aporta el MBTI® (STEP I™) como indicador de preferencias naturales y tipos psicológicos y su complemento (STEP II™), se puede identificar que la información que nos brinda, permite también, trabajar a cada participante sobre la forma más asertiva para comunicarse de acuerdo al contexto que se requiera.

Nuevamente el aporte fundamental del Myers-Briggs® es la posibilidad de un trabajo de autoconocimiento y concientización de preferencias para iniciar nuevas acciones y emprender nuevas formas de interpretar, hacer las cosas, lograr una visión más amplia así como una comunicación asertiva y positiva entre los grupos de trabajo logrando su máxima potencialidad.

Con más de 70 años, el MBTI® es el instrumento más usado en el mundo para entender las diferencias individuales y descubrir nuevas formas de trabajar e interactuar con otros de manera efectiva.

El Myers-Briggs® se puede aplicar en talleres de toma de decisiones, disfunciones del equipo, inteligencia emocional, comunicación, desarrollo de liderazgo, manejo del estrés, manejo de conflictos, manejo del cambio e integración de equipos, entre otros.

Contáctanos para más información http://bit.ly/HDS_RRHH

Human Development Solutions es único certificador y distribuidor autorizado por The Myers-Briggs Company en Español para Latinoamérica. Más información: contact@humandevelopmentsolutions.com (52.55) 56.68.02.69.